Tatiana Maslany sobre el estreno de “Two Lovers and a Bear” en Iqaluit (CBC)

1 de noviembre de 2016

“Es mágico”: Tatiana Maslany habla sobre cómo fue filmar Two Lovers and a Bear en el Ártico de Canada

“Puedes dejar que el ambiente sea un compañero de escena”, dice la actriz

Por Sima Sahar Zerehi (CBC)
>> Artículo original

tatiana-maslany

Tatiana Maslany, una de las estrellas de Two Lovers and a Bear, dice que el tiempo que pasó filmando en Nunavut fue una experiencia que le hizo abrir los ojos, y que quiere que más realizadores canadienses trabajen en el norte y que más Inuit puedan contar sus historias.

La película, dirigida por Kim Nguyen, es un drama romántico poco convencional sobre dos amantes que encuentran refugio de sus pasados en el ártico. Two Lovers and a Bear tuvo su primera proyección en Nunavut el sábado en el Teatro Astro de Iqaluit. Maslany, una actriz nacida en Regina que recientemente ganó un Emmy por su trabajo en la serie de televisión Orphan Black, pasó seis semanas en Iqaluit la primavera pasada mientras filmaba. Parte de la película fue filmada también en Timmins, Ont.

De pie frente a un teatro lleno con el elenco y el equipo de Iqaluit de la película, Maslany se emocionó. Dijo que las conexiones que logró con la gente y con el paisaje ártico han tenido un efecto muy profundo en ella. “Creo que Nunavut es increíble”, dijo Maslany. “Varía tanto cada día. Es mágico. Es completamente otro mundo, cómo se ve la nieve, el cielo, el océano, todo”. Maslany dijo que fue un lujo el poder trabajar con el paisaje en el cual se sitúa la historia. “Un poco podés dejar que el ambiente sea tu compañero de escena”, dijo.

A pesar del frío y de luchar con percances con el equipamiento, Maslany dijo que se divirtió mucho en el norte. “Sentí que había menos desafíos para mí que alegrías”, comentó. Dijo que hubo un casi desastre en un Ski-Doo cuando ella se olvidó de que la grúa de la cámara estaba adherida a su vehículo y rebotó en el costado de un montículo de nieve, haciendo que su compañero de elenco Dane DeHaan saliera despedido de su Ski-Doo. Al final todos salieron ilesos y el equipo consiguió material fantástico para una serie de bloopers.

“Es quienes somos”

El tiempo que pasó en Iqaluit filmando Two Lovers and a Bear fue el primer viaje de Maslany al Ártico de Canadá. Dijo que antes de venir al norte sabía muy poco sobre esta parte de Canadá. “Estaba avergonzada de lo poco que sabía, lo poco que me habían dtwoicho y lo poco que yo había investigado”, dijo Maslany. “Terminó siendo uno de mis lugares favoritos del mundo, y eso que he viajado mucho”.

Ahora la actriz quiere animar a otros realizadores a que trabajen en el norte. “Es importante que los equipos de películas vengan y trabajen aquí para contar estas historias porque representan lo que somos”, dijo. Comentó que contar historias situadas en el norte es esencial para poder abrazar la verdadera identidad de Canadá. “Hemos creado una identidad para Canadá que no tiene nada que ver con las raíces de Canadá y de nuestra gente indígena”, dijo. “Creo que es un gran error. Estamos mostrando otra identidad que no representa quienes somos”. Su consejo para los realizadores de Nunavut est: “Solo cuenten su historia”. “Abracen todo lo que saben acerca del lugar donde crecieron y de las historias que les han contado y defiendan eso, porque realmente necesitamos voces de aquí arriba que las comuniquen. Necesitamos oír estas historias”.

 

Esta traducción es exclusiva de www.tatianamaslany.com.ar. Si quieren compartirla en otros sitios, por favor den el crédito correspondiente a esta página.